Consejos para hacer el Camino de Santiago

El Camino de Santiago está formado por un conjunto de rutas de peregrinaje en Europa que van a Santiago de Compostela, en España. La aventura ya es apreciada por muchos brasileños, y las razones que llevan a la gente allí van desde un problema espiritual hasta desafíos físicos. Hoy, Brasil es el país fuera de Europa con más peregrinos que realizan este viaje. ¿Qué tal planear afrontar este viaje? El ultramaratonista Mauro Chasilew enumeró algunos consejos para que se prepare.

Para empezar, tendrás que elegir tu ruta. Hay varias opciones, la principal es la francesa, con unos 800 km por recorrer en unos 30 días. Otra posibilidad es ir en bicicleta, que tarda unos 15 días. En cuanto a la época ideal para ir, las temporadas de primavera y otoño son las más recomendadas, ya que tienen temperaturas más suaves.

¡Es fundamental que se prepare para el viaje! Tanto físicamente, como eligiendo el equipo y demás elementos que llevarás en tu mochila. Un consejo es hacer algunas caminatas antes del viaje, con la misma mochila y zapatos que pretendes usar allí, para acostumbrarte. De hecho, todo debe ser usado y probado de antemano para no tener sorpresas desagradables durante la peregrinación. ¿Imagina llegar allí y descubrir que la bota que compró es extremadamente incómoda y le provoca una ampolla en el pie? ¡Mejor evitarlo!

La atención al peso y volumen del equipo debe ser constante, ya que todo lo que traigas, en principio, lo llevarás a la espalda durante todo el trayecto. Estén atentos, puede tener varios artículos «livianos», pero si excede la cantidad, ¡la suma es alta! Elija algunos buenos artículos. Los peregrinos tradicionales no renunciarán al saco de dormir, ¡así que la cantidad de ropa tiene que disminuir! La forma es practicar el desapego.

Mauro dice que tiene la costumbre de cortar etiquetas, cintas y todo lo que pueda ahorrar para reducir el volumen final. También opta por frascos pequeños para empacar protector solar, champú, etc.

Consejos prácticos para hacer el Camino de Santiago por primera vez

¡No olvide la hidratación! Hay muchos puntos de repostaje en el camino, pero siempre trate de tener alrededor de un litro de agua. Los amantes del vino ya pueden sonreír: ¡en el camino encontrarán una fuente de vino!

Aquí hay una lista básica de elementos para componer la mochila:

  • 1 calzado impermeable
  • 1 bolsa de papel o sandalia
  • 3 pares de calcetines
  • 3 calzoncillos o bragas (y 2 o 3 blusas para las mujeres)
  • 2 bermudas
  • 1 pantalón impermeable
  • 2 camisas de manga larga con SPF seco
  • 1 camisa manga corta con SPF seco
  • 1 segunda piel o camisa de forro polar
  • 1 impermeable impermeable
  • 1 gorra o sombrero de legionario
  • 1 mochila de 30 a 40 litros con cubierta para la lluvia
  • 1 saco de dormir
  • 1 Necessaire
  • 1 Higiene + botiquín de primeros auxilios
  • 1 toalla superabsorbente
  • 2 bastones

Además de estos artículos, hay otros que será personalizado de acuerdo a tu experiencia. Por ejemplo, a algunos les gusta llevar una bolsa para tener algunas cosas a mano y para usar en los momentos posteriores a caminar y para caminar por las ciudades, también puedes optar por una mochila ultraligera y compacta.

Lo más importante de todo: incluso si estás acompañado, ¡el viaje es tuyo! Ve a tu propio ritmo, escuchando a tu cuerpo y prestando atención a tus necesidades. Aprovecha para desconectarte de las preocupaciones cotidianas y vive la experiencia de reconectarte con la naturaleza y todo lo que te rodea. Disfruta caminando, el paisaje, nuevos amigos y conversaciones. Independientemente del motivo que lleva a las personas al Camino de Santiago, el consenso es generalizado: ¡la transformación personal es enorme!

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *